'ID Mubarak:

Una Nueva Responsabilidad

Ramadan ha llegado a su término.
Con él ha finalizado el ayuno obligatorio de los musulmanes.
El mes que sigue a Ramadan es Shawwal. Su primer día es el ‘Id al Fitr, la mas grande fiesta del calendario Musulman.

Ramadan ha quedado atrás; Los errores han sido perdonados y una luz nueva emerge limpia en el día del ‘Id, que siempre nos sobrecoge y nos sorprende por la tremenda bendición que se derrama sobre todos y cada uno de nosotros.

Muslim transmitió en su Sahih que Abu Hurayra relató del Mensajero de Allah, que la paz y las bendiciones de Allah sean con el, que Allah dijo,

" Todas las acciones del hijo de Adan pertenecen a él excepto el ayuno. Ese es Mío, y Yo lo recompenso. El Ayuno es una protección. Cuando alguno de vosotros esté ayunando debe evitar hablar obscenamente ni demasiado alto; y si alguno viene a maldecirlo o a pelear con él, que diga, ‘estoy ayunando’. Por Aquel en cuyas manos está el alma de Muhammad, que el olor del aliento del que ayuna es más delicioso para Allah que el perfume del almizcle. El que ayuna tiene dos alegrías en las que deleitarse. Cuando rompe el ayuno, se regocija y cuando se encuentra con su Señor se regocija por su ayuno."
Muslim, 13;163.

Con el día del ‘Id viene la recompensa de Allah por el ayuno de Ramadan, que es perdón, purificación, liberación del Fuego e incremento en nuestro Iman.

Allah, exaltado sea, incluye a los que ayunan en la descripción de los hombres y mujeres para los que El guarda el perdón y la excelente recompensa.

“ Hombres y mujeres que son Musulmanes,
hombres y mujeres que son muminun(que tienen Iman),
hombres y mujeres que son obedientes,
hombres y mujeres que son veraces,
hombres y mujeres que son perseverantes,
hombres y mujeres que son humildes,
hombres y mujeres que dan sadaqa (dan con generosidad de lo que tienen),
hombres y mujeres que ayunan,
hombres y mujeres que guardan su partes privadas,
hombres y mujeres que recuerdan mucho a Allah:
Allah ha preparado para ellos el perdón y una inmensa recompensa.”

(Coran, 33, 35)

Ante nosotros se abre, después de Ramadan un futuro lleno de expectativas.
Una nueva responsabilidad, para la que ahora, después de Ramadan, tenemos una nueva fuerza.
La responsabilidad de los musulmanes en este tiempo es grande.

La retórica de los enemigos de Islam, que son los enemigos de la Humanidad, insiste en presentar a los musulmanes como seres brutales, fanáticos y despiadados y al Islam como un modo de vida opuesto a la civilización y a la humanidad.
Las acciones innobles de esos grupos modernos de terroristas que matan inocentes y dicen hacerlo en nombre del Islam, llenan las primeras páginas de los periódicos con sus repugnantes acciones dando la razón, aunque solo sea para las mentes superficiales, a esta insistente campaña contra el Islam.

En medio quedan los seres humanos con cierta capacidad de reflexión preguntándose que está ocurriendo detrás de este escenario descorazonador cuya oscura trama no convence a nadie.

Y aquí estamos los musulmanes con la responsabilidad de explicar lo que ocurre.

Y lo que está ocurriendo es:

1.- Que toda esta guerra es una guerra comenzada por los enemigos de Allah para destruir el Mensaje Profético vivo, y que tienen como socios en ella a los que, sabiéndolo o no, los apoyan con sus atentados suicidas generadores de grandes e injustificables matanzas de inocentes, que al hacerse en nombre del Islam alimentan la propaganda y las acciones contra los musulmanes.

2.- Que los creadores de esta dialéctica de terror y muerte son los enemigos no sólo de los musulmanes sino de todos los seres humanos.

3.- Que lo que esa dialéctica quiere esconder tras su cortina de sangre y destrucción es que :


·— El hambre crece en progresión geométrica en los países del tercer mundo, a menudo rebosantes de riqueza, y siempre a consecuencia de la especulación financiera.

· —El desastre ecológico toma dimensiones gigantescas en todo el planeta sin que se vea ninguna solución dentro del actual rumbo de los acontecimientos.

· —La decadencia moral ha puesto al ser humano en una situación de miseria social, sicológica y espiritual nunca antes vivida en la historia.

4.- Que el mundo ha llegado a esta situación por haber estado controlado, empezando desde hace 200 años por aquellos que niegan a Allah, que se conducen sin temor a El, y que consiguieron destruir el Califato Otomano, quedando desde entonces, sin ninguna fuerza que los confronte.

5.- Que la base de la corrupción del mundo actual es haber establecido la Usura, (el interés del dinero), como la base de la transacción económica, resultando de esto la destrucción del nexo social en su totalidad. Desde el gobierno de la nación hasta la vida de la familia han sido contaminados por esta corrupción imparable, no sólo prohibida tajantemente en el Coran, sino en todas las Revelaciones anteriores.

Frente a estas evidencias los Musulmanes tenemos las buenas noticias de Allah, exaltado sea, en El Coran.

“Allah y su mensajero han declarado la guerra a la Usura”.
(Coran, 2, 279)

Lo cual significa que es una guerra perdida por los enemigos del hombre, los usureros y ganada por los defensores del hombre, los musulmanes. Porque nada ni nadie pueden oponerse a Allah, el Señor del Universo.

Con esta luz que se encierra en el Coran, con estas buenas noticias de Justicia y con esta certeza en la Misericordia de Allah los Musulmanes nos dirigimos a todos los seres humanos, a todos sin excepcion, para decirles que el Din de Islam es una luz de esperanza para la Humanidad, la única luz que el hombre tiene para guiarse.

Un Islam al que la propaganda negativa no alcanza porque está basado en el Conocimiento, La Nobleza, La Justicia y La verdad.

El Islam de siempre, el que ha creado las más altas expresiones de justicia social, de esplendor económico y cultural durante siglos y siglos en todos los rincones del mundo.

Un Islam basado El Coran y la Sunna, la Palabra increada y revelada directamente por Allah y en el ejemplo de nuestro amado Profeta, la paz y las bendiciones de Allah sean con el, su primera comunidad y las que les sucedieron en Medina Almunawara, la ciudad iluminada donde el Din del Islam estableció su modelo terminado para toda la Humanidad.

Hoy en este momento difícil para la humanidad, los musulmanes tenemos la única cura posible.

La cura es la vuelta a nuestra condición natural de seres que reconocen a su creador y que responden de nuevo a la pregunta que a todos juntos nos fue formulada cuando fuimos reunidos por Allah antes de venir a este mundo de las formas.

¿Acaso no soy yo vuestro Señor?
Y a la que todos respondimos,
¡Sí tu eres nuestro Señor¡

(Coran,7,172)

Y esto implica entrar en la sumisión a Allah ( eso significa ser musulman ) y por tanto en la obediencia a Allah. Ese es el secreto del éxito para el ser humano.
Y la tarea de aquellos que obedecen a Allah en este tiempo de corrupción basada en la práctica de la Usura, es:

LA ABOLICIÓN DE LA USURA.

La abolición de la Usura no es un programa de lucha contra los bancos, aunque pudiera parecerlo, ni un programa de lucha contra los gobiernos del mundo ni contra los pueblos del mundo, ni tampoco es un programa de lucha contra los Estados Unidos.
Es un programa de lucha contra nuestra propia negligencia, contra nuestra propia pasividad. Es una llamada a construir. Es un movimiento activo, constructivo, que con su crecimiento verá como los obstaculos se derriban por sí mismos.

Tenemos la tarea de construir un mundo nuevo antes de que sea demasiado tarde.
Y tenemos que empezar por la base.

La base es la economía, la producción, el comercio y la moneda. Y para esto necesitamos la restauración de los lazos comunitarios y la restauración de la autoridad basada en la confianza mutua.

Gremios Islámicos. Producción basada en la ayuda mutua y en la soberanía del individuo en lugar de plantaciones y fábricas capitalistas, basadas en la venta de la vida a cambio del plato de comida;

Comercio Islámico, basado las caravanas comerciales y en el mercado islámico abierto a todos en lugar de las cadenas de distribución monopolistas basadas en las grandes multinacionales, contra las que nadie puede competir.

Moneda de libre elección, recuperando el Dinar de Oro y El Dirham de Plata como las mas universalmente útiles y aceptadas a lo largo de la historia del Islam, en lugar de papel moneda sin valor, cuya emision es monopolio de los bancos centrales, y de uso obligatorio. Fin de la devaluación.

Organización de Comunidades Musulmanas basadas en la Práctica del Mensajero de Allah, que Allah le bendiga y de paz, es decir, en La Sunna, con el nombramiento de un Emir que ejerce la autoridad basado en la consulta y el consejo, guiado por el amor y la compasión hacia su gente y comprometido a ser el primer servidor de la comunidad, en lugar de asociaciones y organizaciones basadas en ese Islam moderno, minoritario, que se hizo fuerte tras la desaparición del califato al que ayudó a destruir, que se declara seguidor de la Sunna, pero que la desconoce y la niega, que produce fanáticos ignorantes y que se conduce por un odio hacia la humanidad que los aparta completamente de la Misericordia y la Compasión que forma la base del comportamiento de los musulmanes.

Puesta en práctica del sitema de Awqaf, el sistema de asistencia social establecido en la ley musulmana y puesto en práctica por el Profeta Muhammad, que Allah le bendiga y le de paz, y sus nobles Compañeros, basado en la generosidad y capaz de financiar a los desprotegidos ( viudas, huérfanos, ...), a los necesitados y a los improductivos ( estudiantes, investigadores.....) que forman parte de la sociedad, en lugar de la dependencia de los programas sociales, gubernamentales o no, basados más en su rentabilidad propagandística-política-electoral que en su eficacia social.

Un programa de acción basado en la excelencia de nuestras iniciativas, de las que nos hacemos responsables sin culpar a nadie de nuestras debilidades, seguros de que Allah está con nosotros y nos provee en nuestras necesidades y nos guía en nuestras dificultades.


Verdaderamente Allah no cambia lo que hay en un pueblo
hasta que este no cambia lo que hay en sus corazones.

( Coran 13,11)


A todos los musulmanes de México, América y el Mundo, Id Mubarak.

Y a los no musulmanes, les enviamos un cálido mensaje de bienvenida al Islam.

El Islam es para todos y es una misericordia para todos los seres humanos y para toda la creación.

Esta es la responsabilidad que tenemos por delante.

La Victoria pertenece a Allah Y Allah está con aquellos que Le temen y con aquellos que establecen la Verdad y La Justicia.

Assalamu Alaykum wa Rahmatullah

Hajj Muhammad Nafi'a
Emir de la Comunidad Islámica en México