Shaykh ‘Abdul-Hayy al-‘Amrawi

Shaykh ‘Abdu’l-Karim Murad

de la Mezquita de Qarawwiyin, Fez. Marruecos.

CAPÍTULO DOS

Primera Parte

 

El principio de la historia

El noble lector debería conocer esta historia desde el principio. Me gustaría resumir los primeros hechos de esta historia en unas pocas líneas, de modo que se puedan revisar los demás temas con más detalle. Uno de los valiosos libros que escribió Shaykh Doctor Muhammad ‘Alawi al-Maliki es al-Kitab adh-Dhakka’ir Muhammadiyya (Libro de los Tesorosos Muhammadianos). Escribió aproximadamente cuarenta libros sobre diferentes ciencias, y en el año 1403 AH, Shaykh ‘Abdullah ibn Sulayman ibn Mani’ escribió un libro titulado “Debate” (Hiwar) referido al Kitab adh-Dhakha’ir en el que lo criticaba, y su crítica acabó en injusticia y agresión y finalmente declaró kafir al autor del Kitab adh-Dhakha’ir.

Los eruditos del Islam defienden a Shaykh al-Maliki

Cuando los eruditos de oriente y occidente tomaron nota del Kitab al-Hiwar y de la clase de discusión que su autor empleó y las cuestiones que generó ‘Abdullah ibn Mani’ en su libro, estos nobles doctos intentaron poner las cosas en su sitio y corregir la incriminación y el abuso del Kitab al-Hiwar.

Libros escritos en defensa de Shaykh al-Maliki

Éstos incluyen el Kitab al-Muhkam al-Mani’ ‘ala Munkarat wa Shubuhat Ibn Mani’ (La Refutación Diestra e Inatacable de los Asuntos Censurables y Dudosos de Ibn Mani’) de Shaykh Yusuf Hashim ar-Rifa’i, publicado en el año 1404 [1984 e.c.] y el Kitab I’lam an-Nabil bima fi Sharh al-Jaza’iri min at-Talbis wa’t Tadlil (La Noble Notificación sobre el Descarrío y el Engaño en el Comentario de al-Jaza’iri) en el que el autor reúne la refutación de ‘Abdullah ibn Mani’ y la de otra persona llamada al-Jaza’iri. Se publicó en 1983 y contiene aproximadamente 100 páginas. Hubo un tercer libro publicado en Marruecos titulado Advertencia para No Ser Engañado por los Contenidos del Kitab al-Hiwar. Este libro usó un método pulcro de sano debate en el que no se hablaba mal de nadie. Se publicó en 1984 y es de aproximadamente 160 páginas. Nosotros criticamos a al-Jaza’iri con una crítica serena y académica, indicando sus errores tal como el lector encontrará en las siguientes secciones de este libro.

A pesar de que fue silenciado por la evidencia y las pruebas, el orgullo le incitó a empezar a insultarnos y maltratarnos, a moverse del debate al grito y a apartarse de la confrontación con la verdad para ofrecer falsedades. Permaneció en silencio con respecto a la prueba que silenció su lengua, le desconcertó, le silenció y demostró su falsedad. Después, Shaykh al-Maliki escribió un valioso libro en el que refutó las falsedades.

Las ideas deben verificarse, y esto incluye tres temas: la ‘aqida, la profecía y la visita a la noble tumba del Profeta.Como es su estilo, Shaykh al-Maliki examinó en detalle los asuntos con un sano y muy competente juicio, una oratoria brillante y una profundidad articulada con un lenguaje puro. No encontró culpas en sus oponentes y no respondió a los insultos con insultos, ya que su debate está respaldado por el Noble Qur’an , que dice: “Llama al camino de tu Señor con sabiduría y una buena exhortación, y argumenta con ellos de la mejor manera” (16:125).

Cuando los eruditos de oriente y occidente leyeron este libro, se apresuraron a elogiarlo y respaldarlo. Algunos de ellos son miembros prominentes de la Liga Mundial Islámica, e incluían a Shaykh Muhammad al-Khazraji, Ministro de Awqaf en los Emiratos, Shaykh Muhammad ash-Shadhili an-Nayfar, Director del Colegio de Shari’a en Túnez, Shaykh Muhammad Fal al-Bunani, Secretario General de la Liga Musulmana de Mauritania, Shaykh Yusuf ibn Ahmad as-Siddiqi, el Qadi en la Corte Superior de Apelaciones de Shari’a en Bahrein y Shaykh ‘Abdullah Kanun, miembro de la asamblea constituyente de la Liga Islámica Mundial. Dos grandes eruditos escribieron el prefacio del libro: Shaykh Husayn Muhammad Makhluf, el anterior mufti de Egipto, y el Dr. Hasim al-Husayni, escritor de Azhar y Secretario General de la Academia de Investigación Islámica, entre otros.

El libro “Vinieron al galope”

Después de ello, se distribuyó un panfleto entre las personas en los dos Harams. El panfleto fue escrito por una persona llamada al-Jaza’iri y se titula “Vinieron al galope” (Wa Ja’u Yarkudun). En su crítica, al-Jaza’iri empezó a insultar y maltratar a todos aquellos eruditos que tomaron parte en la restauración de la verdad. Le atribuyó a varias personas cosas que no dijeron y les adjudicó lo que no habían escrito, como veremos dentro de poco. El libro, el lenguaje, los dientes y las uñas del autor estaban manchados de carne humana que él rasgó, mascó y mordisqueó. En verdad, es un panfleto de tamaño pequeño pero de un crimen grande.

El autor escribió Vinieron Galopando para refutarnos y nosotros estamos bastante satisfechos con una refutación válida, ya que pensamos que eso es una crítica decente que proviene de estudiosos. Dijimos: “Tal vez hubo algunos errores en lo que pensamos. Tal vez está corrigiendo un error nuestro en este libro ya que no estamos libres de error, o quizá nos está guiando a algo correcto que nosotros pasamos por alto. Él dijo en la página 120 de su libro: “Ni al-Jaza’iri se libró de su crítica violenta, ya que lo incluyeron en su crítica punzante y su refutación infructuosa. Pero al-Jaza’iri no está herido por la crítica o la refutación que le dirigen pues [las personas] le aman”.

Esto es todo lo que al-Jaza’iri dijo con respecto a nuestra crítica de sus puntos de vista, y negó el uso del hadiz de Thuwayba como prueba para celebrar el Mawlid del Profeta. Nosotros hicimos uso de un principio del usul para esta deducción. Si él es serio, tiene el derecho de explicarnos nuestro error en aquello que dijimos así como de discutir con nosotros las cinco piezas de prueba que presentamos y por las que concluimos que sus puntos de vista son falsos, y abordar el tema de un modo serio y ordenado, así como de desacreditar nuestras pruebas una por una del mismo modo que nosotros invalidamos sus pruebas una por una.

Pero allí están sus palabras sobre nosotros: “su refutación infructuosa”. Ésta es una afirmación críptica y carente de sentido.¿Dónde está la falta de éxito en nuestras palabras?¿Dónde se encuentra la debilidad en lo que dijimos?¿Es propio de las personas inteligentes, ni qué decir de los estudiosos, que cuando uno de dos oponentes es silenciado por el otro mediante pruebas y evidencias, la parte ganadora le diga a la parte derrotada: ‘Tu refutación es infructuosa’? Nosotros usamos como prueba un hadiz del Sahih al-Bukhari y citamos las palabras de los Imames, argumentando con principios basados en el fiqh y el usul. Al-Jaza’iri rechazó la prueba del hadiz firmemente establecido, aun cuando usó hadices débiles en varios de sus libros. A pesar de esto, se siente capaz de decirnos: “Vuestros puntos de vista son infructuosos”. Lo que esto significa es que los Compañeros y los Imames después de ellos a los que citamos son personas que adolecen del éxito. Al-Jaza’iri es el infructuoso. Por tanto, gran Shaykh y solemne amonestador, ¿nos explicarás en qué descansa el éxito de tus opiniones y la falta de éxito de nuestras palabras? Lo que decimos es sólo lo que dijo el poeta:

Tienes la libertad del aire, y de mi oro y mi plata,

y hasta de insultarme, si deseas gozar de hospitalidad.

Sólo decimos lo que dice el proverbio común: “Cuando el gato se va, el ratón juega”. Si los sabios no están presentes, entonces este predicador tiene una clara oportunidad. Sólo decimos lo que el hombre del proverbio dijo: “Por Allah, me ha dejado pasmado con su ignorancia”.

Primero, la auto-corrección

En muchos lugares del libro se puede notar que él tiene estudiantes a quienes amonesta. En la cubierta trasera del libro se dice que es predicador en la Mezquita del Profeta. ¿Cómo es posible que practique la amonestación este hombre que ataca la reputación de las personas? Sería mejor que se advierta a sí mismo y se ponga a sí mismo en lo correcto antes de que advierta a las personas.¿Qué advertencia ha de dar?¿Acaso siembra las semillas del rencor, la malicia, el maltrato y el hábito de maldecir en aquellos a quienes amonesta, a fin de instruir a las personas sobre cómo destruir reputaciones, cómo violar lo sagrado y cómo comer carne humana?¿Son aquellos a quienes advierte copias de su Shaykh, ‘el gran predicador’?No sabemos lo que este hombre predique ante el noble Rawda, cuyo habitante, que la bendición y la paz sean con él, dijo: “Maldecir a un musulmán es iniquidad y matarlo es kufr” (Bukhari y Muslim, de Ibn Mas’ud).¿Acaso no se avergüenza este hombre ante el Mensajero de la Misericordia, la bendición y la paz sean con él, cuando usa su pluma para destruir el edificio de misericordia que construyó el Mensajero, que Allah le bendiga y le dé paz, y usa su lengua para destruir el bien acerca del cual el Noble Mensajero, que Allah le bendiga y le dé paz, dio las buenas nuevas, por lo cual se esforzó y respecto a lo cual trabajó para expandirlo? El noble lector verá verdaderamente en qué nos apoyamos y su posición respecto a nuestras opiniones, y comparará sus palabras con las nuestras respecto a lo que le dijimos a este hombre.