Libro XII

EL LIBRO DE LA ORACIÓN DEL ECLIPSE


12.1 Cómo rezar la oración del eclipse

12.2 Acerca de la oración del eclipse



12.1 Cómo rezar la oración del eclipse

1
Yahya me relató de Malik, de Hisham ibn Urwa, de su padre, que A'isha, la esposa del Profeta, que Allah le bendiga y le conceda paz, dijo:
"Hubo un eclipse de sol en el tiempo del Mensajero de Allah, que Allah le bendiga y le conceda paz, y el Mensajero de Allah, que Allah le bendiga y le conceda paz, dirigió a la gente en la oración. Permaneció en pie y lo hizo durante un tiempo muy prolongado. Después se puso en la posición de ruku, e hizo el ruku largo. Después se volvió a poner de pie y lo hizo durante un tiempo prolongado, si bien no tanto como la primera vez. Después hizo ruku, y lo hizo largo, si bien no tanto como la primera vez. Después se levantó y bajo a la posición se sayda. Después hizo lo mismo en el segundo rak'a, y cuando hubo terminado el sol ya había aparecido. Después dio un Jutba a la gente en el cual alabó a Allah, y a continuación dijo: "El sol y la luna son dos de los signos de Allah. No se eclipsan por la muerte de nadie ni por la vida de nadie. Cuando veáis un eclipse invocad a Allah y decid: "Allah es el más grande" y dad Sadaqa." Después dijo: "¡Oh comunidad de Muhammad! Por Allah, no hay nadie más celoso que Allah de un esclavo o una esclava suyos que cometen adulterio. ¡Oh comunidad de Muhammad! Por Allah, si supierais lo que yo sé, reiríais poco y lloraríais mucho."

2
Yahya me relató de Malik, de Zayd ibn Aslam, de Ata ibn Yasar, que Abdullah ibn Abbas dijo: "Hubo un eclipse de sol y el Mensajero de Allah, que Allah le bendiga y le conceda paz, rezó, y la gente rezó con él. Permaneció en pie durante un tiempo muy largo, casi tan largo como (el que se necesita para recitar) Surat al-Baqara (Sura 2), y después hizo ruku durante un tiempo muy largo. Después se levantó y permaneció en pie durante un tiempo muy largo, aunque menos que la primera vez. Después hizo ruku durante un tiempo largo, aunque menos que la primera vez. Después hizo sayda. Después permaneció en pie durante un tiempo largo, aunque menos que la primera vez. Después hizo ruku durante largo tiempo, aunque menos que la primera vez. Después se levantó y permaneció en pie durante largo tiempo, aunque menos que la primera vez. Después hizo ruku durante largo tiempo, aunque menos que la primera vez. Después hizo sayda, y cuando hubo terminado el sol ya había aparecido. Entonces dijo: "El sol y la luna son dos de los signos de Allah. No se eclipsan por la muerte de nadie ni por la vida de nadie." Cuando veáis un eclipse, recordad a Allah: "Dijeron: "Mensajero de Allah, te vimos adelantarte para coger algo, cuando estabas aquí de pie y después te vimos retroceder." El, que Allah le bendiga y le conceda paz, dijo: "Vi el Jardin y me adelanté para coger de él un racimo de uvas, y si lo hubiera cogido habríais podido comer de él, durante tanto tiempo como durara este mundo. Después vi el Fuego, y nunca he visto nada tan espantoso como lo que hoy vi, y vi que la mayoría de sus habitantes eran mujeres." Dijeron: "¿Por qué, Mensajero de Allah?" El, que Allah le bendiga y le conceda paz, dijo: "Por su ingratitud (kufr)." Alguien dijo: "¿Son desagradecidas con Allah?" El, que Allah le bendiga y le conceda paz, dijo: "Son desagradecidas con sus maridos y son desa gradecidas con el buen comportamiento (tenido con ellas). Aún cuando te portaras bien con una de ellas durante toda una vida, y después ella te viera hacer algo (que no le gustara) diría que nunca ha recibido nada bueno de ti."

3
Yahya me relató de Malik, de Yahya ibn Sa'id, de Amra bint Abd ar-Rahman, de A'isha, la esposa del Profeta, que Allah le bendiga y le conceda paz, que una mujer judía vino a pedirle limosna a ella y le dijo: "Que Allah te de refugio contra el castigo de la tumba." De modo que A'isha le preguntó al Mensajero de Allah, que Allah le bendiga y le conceda paz: "¿Se castiga a la gente en la tumba?" y el Mensajero de Allah, que Allah le bendiga y le conceda paz, se refugió en Allah contra eso. Más tarde, el Mensajero de Allah, que Allah le bendiga y le conceda paz, salió una mañana de viaje y se produjo un eclipse de sol, y regreso en la última parte de la mañana y pasó por sus habitaciones. Después se puso en pie en oración y la gente se puso en pie detrás de él. Estuvo en pie durante largo tiempo y después hizo ruku durante un largo tiempo. Después se levantó y permaneció de pie durante un largo tiempo, aunque menos que la primera vez, y después hizo ruku durante un largo tiempo, aunque menos que la primera vez. Después se levantó y bajó a la posición de sayda. Después volvió a ponerse de pie durante un largo tiempo, aunque menos que la vez anterior, después hizo ruku durante un largo tiempo, aunque menos que la vez anterior. Después se levantó y permaneció de pie durante largo tiempo aunque menos que la vez anterior y después hizo ruku durante largo tiempo, aunque menos que la vez anterior. Después se levantó y bajó a la posición de sayda. Cuando terminó dijo lo que Allah quiso que dijera, y después les dijo que pidieran para si mismos protección contra el castigo de la tumba."

12.2 Acerca de la oración del eclipse

4
Yahya me relató de Malik, de Hisham ibn Urwa, de Fatima bint al-Mundhir, que Asma bint Abu Bakr as-Siddiq dijo: "Yo fui a ver a A'isha, la esposa del Profeta, que Allah le bendiga y le conceda paz, durante un eclipse de sol, y todo el mundo estaba de pie rezando, y ella también. Yo dije:
"¿Qué está haciendo todo el mundo?" Ella señaló hacia el cielo con la mano y dijo: "Gloria a Allah." Yo dije: "¿Un signo?" Ella me dijo que sí con un movimiento de la cabeza."
Asma continuó: "Me puse en pie hasta que casi me desmayo, y entonces empecé a acharmé agua por la cabeza. El Mensajero de Allah, que Allah le bendiga y le conceda paz, alabó a Allah y habló bien de El, y después dijo: "No hay nada que no hubiera visto con anterioridad, que no lo haya visto hoy cuando estaba de pie, incluso el Jardin y el Fuego. Me ha sido revelado que se os probará en vuestras tumbas, con una prueba igual, o casi igual, que la prueba del Dayyal (no sé cual de ellas dijo Asma). A cada uno de vosotros vendrá alguien y le preguntará: "¿Qué sabes acerca de este hombre?" Un mumin, o uno que tiene certeza (muqin), (no sé cual de estos dos dijo Asma), dirá: "Es Muhammad, el Mensajero de Allah, que Allah le bendiga y le conceda paz, que vino a nosotros con pruebas claras y con guía, y nosotros respondimos, y creímos y seguimos." Enton ces se le dirá: "Duerme bien. Ahora sabemos que eres un mumin." Sin embargo, un hipócrita, o alguien que tiene dudas (no sé cual de estos dijo Asma), dirá: "No sé, oí a todo el mundo decir algo y yo lo dije."