La Desviación Esotérica en El Islam.

Umar Ibrahim Vadillo


Parte 1

¿QUÉ ES EL ESOTERISMO?


Noción de esoterismo

El sustantivo 'esoterismo', así como el adjetivo 'esotérico', tiene diferentes significados en diferentes contextos, y ésta es una de las principales causas de confusión (no sólo entre las personas ajenas al tema sino inclusive entre los especialistas) con respecto a la naturaleza de la disciplina.  En el uso actual pueden distinguirse no menos de cinco significados, de los cuales sólo el último se refiere al tema de este libro.

Primero: 'Esoterismo' se usa comúnmente tanto por los comerciantes de libros como por los editores como un sinónimo de 'lo oculto'.  En este caso, funciona como un término genérico para una difusa colección de escritos que tratan de lo paranormal, las ciencias ocultas, varias tradiciones exóticas de sabiduría, espiritualidades contemporáneas de nueva era y asuntos de este tipo.

Segundo: El adjetivo 'esotérico' (tal vez con algo más de frecuencia que el sustantivo) puede entenderse como haciendo referencia a enseñanzas secretas y la 'disciplina del arcano', con su distinción entre iniciados y no-iniciados.

Tercero: En el discurso de la escuela 'perennialista' o 'tradicionalista' de estudios religiosos, lo esotérico es un concepto metafísico que hace referencia a la 'unidad trascendente' de las religiones exotéricas.

Cuarto: En las aproximaciones 'religionistas' a los estudios religiosos la palabra esoterismo tiende a usarse como sinónimo próximo de gnosis en el sentido universalista de la palabra (es decir, cubriendo varios fenómenos religiosos que enfatizan lo modos de conocimiento experienciales en vez de los modos racionales y dogmáticos, y que favorecen una forma de expresión mítico/simbólica por encima de una forma de expresión discursiva).

Quinto: Desde una perspectiva estrictamente histórica, el esoterismo se usa como un concepto ecléctico que cubre un conjunto de tradiciones interrelacionadas, antiguas y actuales, desde principios de la época moderna hasta hoy en día, cuyo origen y fundamento histórico radica en el fenómeno sincretista del Renacimiento: el 'hermetismo' (en el sentido amplio e inclusivo del término).

Todas estas definiciones representan diferentes aspectos del esoterismo, pero nosotros preferimos ver en este fenómeno una tendencia en el campo del conocimiento y el pensamiento, con una clara influencia del aristotelismo, a encontrar en cada discurso, por un lado,  las 'causas primeras' -las causas universales-, y por el otro, a abandonar las causas accidentales (51).

Esto se expresa en el lenguaje del esoterismo como una escisión de la realidad en dos dominios o niveles: un dominio esotérico e interno y un dominio exotérico o externo, a la vez que se busca lo esotérico por encima de lo exotérico.  El esoterismo es una tendencia del pensamiento a encontrar los principios universales, entendidos como lo que hay de único y común entre la diversidad.  Se halla implícito que en ese proceso esotérico peculiar de descubrimiento reside oculto el secreto, entendido como la verdad y el propósito del descubrimiento.

El esoterismo es un modo de pensar, y por tal entendemos un modo de interrogar.  Seguiremos una doble característica para llegar a identificar la interrogación esotérica.

En primer lugar, se distingue lo esotérico de lo exotérico.  El esoterismo se interesa en hallar las causas primeras o interiores en lugar de la interminable descripción de los fenómenos.   Cada interrogante esotérica es un interiorismo en tanto que se aparta de la descripción fácil y externa o de una respuesta en términos de cómo aparecen las cosas o los fenómenos.  En segundo lugar, la interrogante esotérica por las causas primeras se entiende como una búsqueda de lo universal en lo múltiple.  De esto concluimos preliminarmente que la pregunta esotérica es una búsqueda interna de lo universal.

En tanto que lo universal es visto como lo perenne, este modo de pensar podría llamarse 'philosophia perennis'.  Esta filosofía podría aplicarse a cualquier dominio del pensamiento, pero se aplica de modo más particular a asuntos que se refieren a la religión.

La pregunta esotérica es muy distinta a la pregunta científica, que es la más común hoy en día.  El modo en que tratan a sus objetos de cuestionamiento difiere de una manera fundamental.  La ciencia interrogará en las diversas disciplinas acerca de objetivos prácticos bien establecidos, particulares a cada disciplina.  Ningún campo o ninguna disciplina tiene preponderancia sobre otra.  El pensamiento esotérico asume una preponderancia sobre todas las otras formas de cuestionamiento y por tanto se percibe como primario,principal.  En el pensamiento esotérico nos aproximamos a lo que es esencial y universal en todas las cosas.  Y esto es superior a lo que es accidental y peculiar de una cosa o hecho particular.

¿Cuál es la base para determinar lo interior?  Hay una triple articulación: los orígenes, la causa y 'lo que tienen en común'.  Y ¿cuál es el campo en que se muestra esta base o que garantiza la misma?  Ese campo es la trascendencia.  Esto significa que la trascendencia se percibe como un campo más original y comprensivo de lo interior.

El problema con dicha interioridad trascendental es que no abandona el marco de la metafísica tradicional.  El 'interior trascendente' visto como 'principio de razón' o 'principio supremo' parece excluir desde el principio mismo la búsqueda del secreto.  El secreto es conducido y definido por este modo de pensar.

Ya que el secreto es el objetivo último de la indagación esotérica debe poder plantearse dentro del cuestionar esotérico.  Si no fuera parte de la interrogación esotérica, dicha indagación nunca sería capaz de alcanzarlo.  Por ende, dicho secreto puede ser planteado como resultado de una búsqueda en el 'interior trascendente'.  La determinación previa de lo que es interior se cimenta en 'conceptos fundamentales' y éstos determinan el conocimiento que se muestra a nuestro alcance.  Es decir, la determinación del conocimiento interior está gobernada únicamente por la manera fundamental en que la indagación se dirige hacia ello: los principios universales y perennes de la realidad.

Cuando se aplica de modo específico a la religión, esto puede indicar su secreto simplemente haciendo referencia a lo que hay de común a todas las religiones.  Y esto produce lo que se ve como 'los hechos'.  Cualesquiera otras realidades son consideradas como 'hechos menores' que no merecen considerarse con la misma intensidad que los hechos esotéricos.  Esta distinción aparece como una herramienta crítica para analizar y diseccionar cualquier religión.  Más aún, esto señala inevitablemente, de manera consciente o no, la creación o el reconocimiento de la existencia previa de un sincretismo.  Lo esencial a todas las religiones es, ya sea que se considere un desarrollo futuro o se mire hacia el pasado, por naturaleza sincrético.  Esta realidad, en último término, desaloja cualquier otra realidad de la religión.  Esto niega necesariamente el Islam, puesto que niega que Allah ha hecho al Islam como la forma final de todas las religiones, las cuales están tanto contenidas como abrogadas por Islam.

El 'hecho' del esoterismo, esto es, la existencia real de un entendimiento de la religión, se halla en el interior de la religión misma, por lo que ésta no puede ser la fuente de iluminación de un conocimiento esotérico a priori.  El esoterismo, más bien, sólo puede ser una serie circular de pensamientos ideados por uno mismo.  Esa aproximación ha de permanecer en sí misma sujeta a una constante crítica bajo la forma de analogías y comparaciones, pero no puede ir más allá de este sistema de creación propia sin abandonarlo.  El esoterismo sigue siendo una disciplina racionalista situada en el marco tradicional de la metafísica.  Esto es algo esencialmente diferente al Islam.  La sumisión a Allah y la totalidad del 'Amal o la realidad viva del Islam no pueden validarse ni ser consideradas dignas de valor alguno en la comprensión esotérica.  Los esoteristas no pueden ver el Islam como un 'hecho'.  El Islam permanece oculto para ellos a causa del modo en que perciben la realidad en la religión.  Cuando los esoteristas miran al Islam, sólo ven principios islámicos y una teología unitaria.

A un nivel más personal, el esoterismo es una vía de escape de la realidad 'de fin de semana', del agrado de los intelectuales de la 'revolución post-sexual'.  Para ellos, el esoterismo es la forma en que se las arreglan para sentirse decentes en el mundo, según una idea de orden y honor, habiendo sucumbido previamente a un modo de vida pagano.  No pueden enfrentar el hecho de que el mundo al que se han rendido es profundamente pagano y que están tan aferrados al mismo que no ven ninguna salida excepto en sus reuniones esotéricas de fin de semana.

El esoterismo es el camino de un mundo que ha fracasado.  Es un camino sin liderazgo.  Ofrece una falsa puerta a la espiritualidad sin que uno se tope con los problemas reales al no comprometer el modo de vida pagano de la sociedad.  Por esta razón, el esoterismo es el camino del esclavo del mundo y, por tanto, es un instrumento de esclavización.  Y precisamente por esta razón, la idea de un 'Islam esotérico' es totalmente absurda.

El fundamento más común y básico del esoterismo es la separación entre dos dominios, el exotérico o exterior y el esotérico o interior.  Su método de aproximación a la realidad sólo sirve para separarse de la misma, para eludir un encuentro intelectual con la misma.  Naturalmente, no sirve para nada, ya que la realidad está por encima de la fantasía y la conjetura del ignorante.

Frithjof Schuon dio algunas definiciones del esoterismo, desde la perspectiva del tradicionalismo guenoniano:

"En primer lugar hay que ser claros respecto al significado de la palabra 'esoterismo': todo el mundo sabe que la misma designa doctrinas a priori y métodos que son más o menos secretos porque se considera que los mismos trascienden las capacidades limitadas del hombre promedio.  Lo que requiere explicación es porqué esta perspectiva es posible e incluso necesaria, y cómo se aplica la misma a los diferentes niveles de la existencia humana; todo esto en el entendido de que lo que está en cuestión es el auténtico esoterismo, y no sus falsificaciones o sus desviaciones, las que frecuentemente están pensadas para comprometer la palabra, si no la cosa en sí, y que con frecuencia simplemente favorecen una propensión a la extravagancia.  Ciertamente, todo el esoterismo aparece teñido de herejía desde el punto de vista del correspondiente exoterismo, pero obviamente esto no lo descalifica si aquel es intrínsecamente ortodoxo, y por tanto conforme con la verdad como tal y con el simbolismo tradicional al cual pertenece; es verdad que el más auténtico esoterismo puede, incidentalmente, salirse de este marco y referirse a simbolismos foráneos, pero el mismo no puede ser sincretista en su misma esencia.  De cualquier manera, lo que nos concierne aquí no es tanto los esoterismos históricos -como el pitagorismo, el Vedanta shivaista, el zen- sino el esoterismo en tanto tal, al cual con gusto llamaríamos sophia perennis y que en sí mismo es independiente de las formas particulares, toda vez que es la esencia de las mismas" (52).

Estamos particularmente interesados en el esoterismo conocido como la Tradición.  El concepto tradicionalista de Tradición (con T mayúscula) apareció en primer lugar a finales del siglo XIX.  Es la expresión moderna de la 'sophia perennis'.  Hay tres modos de entender la Tradición: el purista, el ecléctico y el humanista.  El primero está representado por Guénon, Schuon, Nasr y otros, que afirman la unidad trascendental de todas las religiones.  Guénon vio en la masonería y el catolicismo los herederos, aunque sólo parcialmente, de una 'Tradición Primordial' que se encuentra mejor preservada en la metafísica hindú (53).  Tradición significa lo mismo que la palabra judía Kabala, esto es, transmisión.  El tradicionalismo ecléctico está representado por la Sociedad Teosófica de Blavatsky y el Parlamento de las Religiones del Mundo de Chicago de 1893.  No ponen el énfasis en una Tradición Primordial sino que prefieren la idea de 'salir de compras' y buscar aquello que le convenga más o le vaya mejor a cada individuo.  La línea humanista está representada por Gurdjieff y Jacob Needleman.  Mientras que los guenonianos sostienen que el mundo está involucionando y por tanto la solución la se halla en la parte, los gurdjefianos creen que el mundo está evolucionando espiritualmente y que ellos están produciendo la solución.  Todos ellos usan la actividad de las religiones comparadas para afirmar sus creencias y sus puntos de vista particulares.  Toman esotéricamente lo que creen que es común a todas las religiones para afirmar sus propias concepciones.

En un sentido más amplio el esoterismo incluye la así llamada 'filosofía oculta' del Renacimiento y sus desarrollos posteriores: la alquimia, el paracelsismo y el rosacrucismo, la cábala cristiana y post-cristiana, las tendencias teosófica e iluminista y varios desarrollos ocultistas y afines durante los siglos XIX y XX.

Los Fundamentos Esotéricos

La Caída

La idea tradicionalista de la 'caída' se origina en la idea de una Tradición Primordial a la que el hombre pertenecía originalmente.  Desde entonces, de acuerdo a este punto de vista, la raza humana está en un estado de constante separación o caída de la posesión de la sabiduría comprensiva original, una sabiduría compatible con un modo arcaico de vida.  Este estado original puede igualarse con el concepto de un centro primordial o Tradición.  Este centro primordial es lo que se simboliza, en la tradición judeocristiana, como el Paraíso terrenal.

De acuerdo a esta visión, desde el principio el conocimiento de la verdad más importante ha sido propiedad común de toda la humanidad, y ha sido subsecuentemente revelado en los más elevados y perfectos sistemas teológicos de la época histórica.  Pero una degeneración natural ha llevado a separar lo esotérico de lo exotérico, lo que produjo una caída adicional de la Tradición original.  Lo esotérico y lo exotérico se originó en la Caída.  La Caída produjo una división en el conocimiento.  En el Occidente, el significado más profundo se convirtió en esotérico y fue gradualmente reducido a una mayor y mayor oscuridad, y los rituales se fueron solidificando a medida que su práctica formal se desconectaba más y más de la enseñanza original.

El Universalismo

El orientalista R.W.J. Austin hizo una interesante definición del enfoque universalista:

"El Dr. Stoddart ha publicado un trabajo sobre el sufismo [Sufism.  The Mystical Doctrines and the Methods of Islam] que proporciona al lector serio un verdadero enfoque universalista, en cuanto que ha tenido a la vista firme y notoriamente la naturaleza islámica y el contexto del sufismo, mientras que empleaba comparaciones con otras tradiciones religiosas allí donde las comparaciones iluminan los principios fundamentales comunes y no oscurecen las diferencias verdaderas y providenciales de la perspectiva espiritual, una consideración de importancia crucial en cualquier estudio legítimo de las religiones del mundo".  (55)

 

El Dualismo

El autor francés Pierre A. Riffard, un entusiasta estudioso del esoterismo, escribió en la primera frase de su libro L'Esotericisme:

"¿Cómo podríamos estar interesados en una cosa como el esoterismo?  Vivimos en un campo de batalla donde la luz (lumières) y la oscuridad (ténèbres) se encuentran luchando" (56).

Esta fascinación con el conflicto fundamental dualista se encuentra al corazón de toda la visión esotérica del mundo.  Una visión caracterizada por una doble batalla metafísica, donde lo misterioso y desconocido domina lo cierto y conocido.  Por lo tanto, la búsqueda del conocimiento de lo desconocido anula la ocupación de cumplir con lo que se conoce.  Así, el hombre en último término se encuentra perdido y sin realización a causa de lo que no conoce en lugar de estar así por lo que cree o lo que hace.  En este escenario, el mundo es complejo, oscuro, ambiguo y misterioso.  El acceso a lo ambiguo o misterioso o la capacidad de interpretarlo se considera una luz o bien en sí mismo, mientras que la inaccesibilidad es el mal.

Una falsa opinión entre algunos doctos shi'as desviados es que hay dos fuerzas en el Universo: la verdad y la falsedad, y ahora algunos musulmanes simples están suscribiendo esta opinión.  Esta visión dualística no es sostenible.  La falsedad no se sostiene de pie ante la Verdad.  La falsedad no es otra fuerza.  Allah ta'ala dice en la Surat al-'Isra del Qur'an: "Di: 'Ha venido la verdad y la falsedad se ha desvanecido.  La falsedad siempre se desvanece'" (57).  No hay poder excepto por Allah.  Sólo existe Allah sin asociación ni comparación.  El dualismo es una visión zoroastriana que nos es ajena.  Esta fuerza negativa está personificada por el Shaytan, o satanás, que adopta un rol que va mucho más allá de lo que se nos presenta al respecto en el Qur'an.  El satanismo no es la adoración ritual del Shaytan -aunque conduce a ello- ; es darle poder independientemente de Allah, subhanahu wa ta'ala, y un poder por sobre los musulmanes a pesar de lo que dice Allah en el Qur'an:

 

"Siempre que recites el Qur'an

busca refugio en Allah del shaytan el lapidado.

Él no tiene autoridad sobre aquellos que creen

y se confían en su Señor.

Sólo tiene autoridad sobre aquellos que le toman como amigo

y por causa de él asocian otros con Allah.

(Qur'an 16, 98-100)

Allah menciona al shaytan el lapidado como alguien que hace lo siguiente: provocar, tentar, insinuar, atemorizar, susurrar, causar aflicción, provocar problemas, ocasionar que la gente se olvide, conspirar, querer desviar a los musulmanes.  Allah menciona que los shaytanes proceden tanto de los hombres como de los jinnes, y que son nuestros enemigos y amigos de los kuffar:

Así, hemos designado como enemigos para cada Profeta

a shaytanes tanto de entre los hombres como de entre los jinnes,

que se inspiran unos a otros discursos elocuentes

con propósito de engaño.

Si tu Señor lo quisiera, no lo harían;

por tanto déjalos a ellos y lo que inventan.

(Qur'an 6,113)

  

¿Acaso no hice un pacto con vosotros,

Oh Hijos de Adam,

de que no adorarais al Shaytan,

vuestro abierto enemigo,

y me adorarais sólo a Mí?

Éste es un Camino Recto.

Él ha extraviado a un gran número de entre vosotros.

¿No vais a entender?

 (Qur'an 36, 60-62)

  

¿Por qué no habríais de luchar por la causa de Allah

y por la de aquellos hombres, mujeres y niños oprimidos, que dicen:

'¡Señor nuestro, sácanos de esta ciudad cuyos habitantes son injustos!

¡Danos procedente de Ti un protector! ¡Danos procedente de Ti un auxiliador!'

Aquellos que creen combaten en el Camino de Allah.

Aquellos que se niegan a creer combaten en el camino de los falsos dioses.

¡Por tanto, combatid a los amigos del Shaytan!

La trampa del Shaytan es siempre muy débil.

 (Qur'an 4, 74-75)

El Shaytan no tiene autoridad sobre aquellos que creen y ponen su confianza en Allah.  El Jihad en el Camino de Allah es luchar contra los amigos del shaytan, los kuffar.  La débil maquinación del shaytan consiste en crear falsas razones para que no luches.  Aquellos que adoran al shaytan hacen un dhikr constante de él.  Hablan de pelear contra las fuerzas maléficas pero niegan el Jihad contra los kuffar.  Ésta es una negación tácita del Jihad contra los kuffar entendidos como gente física.  Más aún, afirman que los musulmanes sólo luchan contra los no musulmanes por orden de Satanás, en vez de por la orden de Allah.

El camino del Tasawwuf es que el mumin está a salvo del shaytan por la protección de Allah ta'ala.  Shaykh Ibn 'Ata'illah (58) dijo en sus Hikam: "Puesto que sabes que el shaytan nunca va a desenenderse de ti, no te desentiendas de Aquel que tiene tu cabeza en Su Mano".  También dijo: "El verdadero ataque contra el enemigo es tu ocupación con el amor del Amado".

Satanismo

Satanismo es darle al shaytan atributos o adjudicarle órdenes que pertenecen sólo a Allah.  No solo es comparar a Allah con el shaytan a la manera de los mushrikun, sino que consiste en sustituir a Allah por el shaytan, sugiriendo que las órdenes de Allah verdaderamente no son de Él sino que son las órdenes del shaytan.

Aquí hay algunos ejemplos:

Nazim: ocultista naqshbandi de Chipre, escribió que la guerra contra los kafir proviene del shaytan.  El texto se origina de una charla que se dio a una audiencia cristiana y se refiere a la posibilidad de la guerra entre gente religiosa (cristianos, musulmanes, judíos, etc.) y afirma que luchar unos contra otros es una orden del shaytan:

"Estamos peleando unos con otros por la orden de Satán" (59).

Según él, el odio también proviene del shaytan.

Hay varias ayats al-karimat y hadices as-sharif que ordenan Hubb-i-fillah y Bughd-i-fillah, es decir, amar a los musulmanes porque son musulmanes y odiar a los kuffar porque son kuffar.

Hassan Hathout: Ikhwan egipcio y asesor del Consejo de Asuntos Públicos Islámicos, escribe en el Preludio de su libro Reading the Muslim Mind [Entendiendo la Mentalidad Musulmana]:

"El amor viene de Dios.  El odio viene del Demonio".  (60)

De acuerdo a él odiar a los kuffares es la actividad del shaytan. 

Los tradicionalistas como Guénon y Schuon han tomado una actitud diferente más en línea con lo que Allah dice en el Qur'an.  Schuon escribe:

"Cuando nos encontremos con el mal -y le debemos a Dios y a nosotros mismos mantenernos en Paz- .no perdamos de vista los límites y la relatividad del mal: vincit omnia Veritas".  (61)............SEGUIR

 

Parte 1. ¿Qué es el esoterismo.?
(Dividido en 8 partes para facilitar la lectura)
Siete Ocho Notas