El Retorno del Dinar de Oro

' Umar Ibrahim Vadillo

Dinar de Oro. Contemporáneo.

El uso de Dinares y Dirhams

Los principales usos de las monedas de oro y plata son los siguientes.

Comprar y vender

Las monedas de oro y plata, en tanto dinero, pueden ser usadas para comprar mercancías y servicios. Pueden ser obtenidas por la venta de bienes y servicios. Su precio puede ser establecido en relación con los bienes por los que son cambiadas. Como es natural, al principio la referencia dominante para los precios será el papel moneda, porque todos los nuevos Dinares y Dirhams tendrán que ser adquiridos con papel moneda en el Tesoro. El precio será al principio fijado solamente por el valor de las monedas en el Tesoro. Las monedas comenzarán a circular a través de la comunidad y el Tesoro continuará transformando más y más papel moneda en Dinares y Dirhams. Llegados a un cierto nivel, la cantidad de monedas en circulación que son compradas y vendidas por el público a cambio de otros bienes alcanzará tal nivel que la cantidad de nuevas monedas proveniente del Tesoro será marginal en relación con la cantidad total en circulación. En este punto el precio del Dinar será naturalmente establecido en términos de un nuevo esquema de referencias de los bienes por los cuales son más intercambiadas, como el precio del papel es usualmente comparado con ciertas mercancías y servicios. Algún día la gente dirá que un Dirham puede comprar un pollo. Ese es el precio de un Dirham.
Los precios del Dinar y el Dirham serán independientes entre sí. No existe una tasa fija de intercambio entre ambos. La tasa de intercambio un día podrá diferir de la del siguiente, como ocurre con cualquier otra mercancía. Su valor relativo depende enteramente del efecto de la oferta y la demanda en el mercado. Este movimiento del dinero dentro del mercado es lo que garantiza su estabilidad. Una vez que el oro haya sido estabilizado, digamos, en un país, y un súbito aumento casual tenga lugar -por ejemplo, al poner en circulación existencias almacenadas en el Tesoro, que habían estado ocultas- el efecto natural sería un aumento en los precios que podría afectar el comercio. Limitaría las exportaciones favorecería las importaciones; las importaciones excederían a las exportaciones, el cambio se haría desfavorable y la nueva existencia de dinero se dispersaría entre los países con los que comerciara el país imaginado; y desde ellos iría, progresivamente, hacia todos los rincones del mundo comercial.
La existencia de más de una moneda, como el oro y la plata, da al individuo una elección. No sería inusual acuñar platino como dinero también, pues lo que importa es que la gente tenga el derecho de decidir cuál es su medio de intercambio. Si una moneda constantemente pierde su valor, la gente lo abandonará y elegirá otro, a diferencia de la mayoría de los países donde el gobierno se reserva el derecho de establecer el curso legal.
El oro es independiente del sistema financiero y de los gobiernos. Impide a los gobiernos gravar a sus propios pueblos a través del dinero. Mantener el dinero fuera del control de los políticos es la mejor garantía para su estabilidad.
Finalmente, la privatización del dinero tendrá que ser el recurso final de todas las sociedades libres en su búsqueda de una moneda prestigiosa para llevar a cabo sus actividades comerciales.

El pago del Zakat

El pago del Zakat está perfectamente explicado y regulado en la jurisprudencia islámica. Durante siglos, cuando La Ley Islámica era puesta en práctica por el califa o por un emir, el Zakat era recaudado en oro y plata. Cuando el papel moneda fue introducido por primera vez, durante el siglo XIX, por los poderes coloniales, los ´ulemas tradicionales lo rechazaron como opuesto a la Ley islámica. De acuerdo con ellos, el papel moneda debía ser tratado como fulús, es decir una categoría más baja de dinero de uso básicamente limitado al "cambio pequeño". No está, por ejemplo, permitido efectuar un 'qirad' ( contrato Islámico de inversión ) con fulús.

Entre estos 'ulema destaca el famoso erudito de ascendencia magrebí Shaij Muhammad Alish (1802 - 1881) que fué el Shaij de los Shaijs de la Universidad de fiqh Maliki de al-Azhar en Egipto. El escribió en su fatwa:

¿"Cuál es vuestro juicio con respecto al papel con el sello del Sultán que circula como dinares y dirhams? ¿Es obligatorio pagar Zakah como si fueran monedas de oro y plata o mercancía. O no?

Yo respondí exactamente de la siguiente manera:

"La alabanza pertenece a Allah y las bendiciones y la paz sean sobre nuestro maestro Muhammed el Mensajero de Allah."

"El Zakah no puede ser pagado con ello, porque el zakah está restringido a cierto tipo de granos y frutas, oro y plata, el valor de la mercancía variada y el precio de los bienes retenidos. A lo que nos hemos referido previamente no pertenece a ninguna de estas categorías".

Dice en "La Mudawwana": "Aquellos que poseen fulus por más de un año por valor de 200 dirhams no tienen que pagar Zakah a menos que sea considerado como mercancia variada. En ese caso, debe ser considerado como si fuera mercancía".

En el "At-Tiraz", después de mencionar que Abu Hanifa y Ash-Shafi'i obligaban a pagar el Zakah por el fulus, a pesar de que los dos afirman que el pago del Zakah es por el valor y considerando que Shafi'i tiene dos opiniones contradictorias al objeto, la opinión de la Escuela es que no hay obligación de pagar el Zakah por el fulus ya que no hay discrepancias con respecto a que lo que cuenta con respecto al fulus no es su peso o cantidad sino solamente su valor dado. Si el Zakah fuese obligatorio considerando esta sustancia como mercancía, el nisab no seria estipulado considerando su valor sino de acuerdo a su sustancia y su cantidad, como es el caso de la plata, el oro, el grano o las frutas. Como esta sustancia (papel) es irrelevante (en valor) con respecto al Zakah, debería ser tratada como el cobre, hierro u otras substancias similares.

Y Allah ta'ala es el Conocedor. Y Allah bendiga y de paz a nuestro Maestro Muhammad y su familia.

(Traducido de "Al-Fath Al-'Ali Al-Maliki" pp. 164-165)


Este fatwa considera al papel moneda como fulús, porque sólo representa al dinero y no tiene valor como mercancía. De ahí se sigue que, puesto que el Zakat no puede ser pagado en fulús, que no tiene valor como mercancía, no puede ser pagado en papel moneda, cuyo valor por peso de papel es nulo. Sobre esta base la obligación de restaurar el uso del Dinar y el Dirham como pago del Zakat se torna clara.
Cuando los millones de musulmanes que ahora pagan su Zakat en papel moneda lo hagan en Dinares y Dirhams recién emitidos, pondrán millones de monedas de oro y plata en la corriente principal de las actividades comerciales diarias de nuestras comunidades. Ese sólo acto será el hecho político más importante del siglo, que abrirá el camino hacia el establecimiento de nuestro propio dinero halal y romperá con el sistema financiero usurero.

Transferencia de dinero

El oro y la plata han sido el dinero universal del mundo por siglos. El oro es el mismo en China y en África. El oro, como medio de intercambio para los pagos internacionales, elimina todas las barreras artificiales creadas por la existencia de diferentes papeles moneda en todos los países.
Con el uso de los medios modernos de transporte, rápidos y confiables, el oro podría estar disponible físicamente en cualquiera de las grandes ciudades comerciales del mundo en cuestión de horas, permitiendo así el surgimiento de compañías especializadas que ofrecerían el transporte de oro físico hacia cualquier destino.
A los sistemas de compensación o clearing debería permitírseles que evitaran el transporte innecesario de monedas. Esto podría ser hecho eficazmente a través de los modernos sistemas de telecomunicación. La única restricción es que no debería permitirse que el dinero confiado a las agencias de transporte fuera prestado a terceros, como hacen los bancos.
La supervisión del dinero por la WITO garantizará su monitoreo y aumentará constantemente el acceso del oro físico al precio más bajo posible. Esto impedirá la especulación destinada a hacerse con el control del dinero..Hay dos medidas básicas para impedir la especulación: primero, mantener los costos del transporte tan bajos como sea posible con el fin de que la ganancia de los especuladores no justifique el esfuerzo; y segundo, prohibir activamente el dar y tomar préstamos con interés.

El ahorro

Un Dirham en tiempos del Profeta, que la paz y las bendiciones de Allah sean con el, podía comprar un pollo, y hoy un pollo puede ser comprado en Gran Bretaña por un precio equivalente al de un Dirham. Esto significa que, en mil cuatrocientos años, su inflación ha sido prácticamente nula. No existe dinero en billetes en el mundo que pueda exhibir semejante historial.
Está claro que ahorrar en oro es una protección contra la manipulación del dinero de papel por los gobiernos y los especuladores financieros. Aunque se puede alegar que el oro, como materia, está también sujeto a fluctuaciones periódicas, la realidad es que si se lo compara con el valor relativo de otras mercancías el valor del oro permanece muy estable; definitivamente más estable que cualquier papel moneda.
Los Dinares y Dirhams son por lo tanto un instrumento ideal para ahorrar para cubrir necesidades futuras sin necesidad de ver con impotencia como uno está siendo robado por la constante inflación del papel moneda.

El precio del oro y la plata

En tanto los metales preciosos son importados y vendidos como otros artículos y se adecuan a las formas habituales de comercio, su valor depende del principio general de la oferta y la demanda. Y los metales preciosos son sólo una parte del equilibrio general entre naciones establecido por la demanda de países extranjeros de productos locales, en relación con la demanda local. Pero no hay nada de particular en los metales preciosos que escape a esta ecuación.
Tanto como los metales preciosos son requeridos para propósitos de joyería, industria o dinero, la demanda hace aumentar su precio, como sucede con cualquier otro artículo. El costo de obtenerlos depende de dos elementos: el costo de adquisición y el de transporte, como sucede con cualquier otra mercancía. En general el costo de transporte aumentará con las instalaciones de transporte y la distancia. El costo de adquisición dependerá de la demanda de productos exportables y su valor agregado.
Los países cuyos productos exportables son muy demandados en el exterior y en cambio tienen poca demanda de productos extranjeros, y gozan además de los menores costos de transporte, son aquellos en los cuales el dinero tendrá el menor valor o, en otras palabras, en los cuales los precios serán los más altos. En suma, un país que produce bienes exportables con un alto nivel de productividad, crea un alto valor agregado para sus productos. En consecuencia, el "costo" del oro y la plata para los particulares será menor..Si Inglaterra tuviera que pagar a Francia una suma mayor que la que recibiera de ella, habría gente en Inglaterra requiriendo más francos franceses que los disponibles allí. Si Inglaterra fuera un particular, quebraría. Pero con fundamento en la confianza de que goza la libra esterlina, lo que sucede es que tiene lugar un ajuste en el cambio, siempre que no sean tomadas otras medidas para aumentar la demanda de libras inglesas, como, por ejemplo, un aumento en sus tasas de interés. Sería posible comprar más libras inglesas que antes, a cambio de la misma cantidad de francos franceses.
Si, por el contrario, Inglaterra tuviera más dinero que recibir de Francia que el que debiera pagarle, habría gente en Francia demandando más libras inglesas que las disponibles en Francia. El efecto, siempre que no se tomaran otras medidas, sería la variación en el cambio, de modo que más francos franceses que antes podrían ser comprados por la misma cantidad de libras inglesas. El "cambio" determina así el poder que las divisas del país tienen para adquirir divisas de otros países.
La diferente tasa de cambio permite a los países manejar déficit comerciales durante largos períodos de tiempo, al diluir el déficit a través del valor del circulante. Los que tienen el dinero tendrán que pagar más por lo que importan. El aumento de los precios tenderá a disminuir el poder adquisitivo de productos extranjeros y la demanda de divisas extranjeras, estableciendo un límite a lo que el país puede en realidad importar.
El gran inconveniente de tener diferentes divisas, en lugar de tener la misma, persiste en las transacciones de la mayoría de los países hoy. Está justificado por el control inmediato que los gobiernos pueden ejercer sobre todos los que tienen su divisa. Los gobiernos pueden transferir sus pérdidas a los qu tienen dinero en su divisa, que pueden ser "gravados" con una devaluación equivalente en el valor cambiario de sus divisas, en cualquier momento dado.

Anterior Siguiente