El Retorno del Dinar de Oro

' Umar Ibrahim Vadillo

Dinar de Oro. Contemporáneo.

Falsas objeciones usuales contra el oro.

En todo debate acerca del oro y la plata, ciertas objeciones son repetidamente enarboladas por los opositores a la libertad monetaria, aun cuando dichas objeciones han sido refutadas muchas veces con anterioridad.

Algunas de estas objeciones son:

  • No hay suficiente oro.
  • Rusia y Sudáfrica, puesto que son los principales productores, se beneficiarán.
  • El oro está sujeto a influencias especulativas indeseables.
  • El oro producirá inestabilidad en los precios.

    La primera objeción, que no hay suficiente oro, está basada en la mala comprensión del precio del oro. Da por establecido que la presente tasa de intercambio entre el oro y los billetes es la tasa de intercambio que debe prevalecer cuando el oro sea convertido en medio de intercambio. Este, obviamente, no es el caso. Para expresarlo sencillamente, los precios, menores bajo la circulación del oro, eliminarán la necesidad de sumas más grandes. Uno puede comprar un traje que cuesta 400 unidades de papel con 20 equivalentes de oro a una diferente proporción de intercambio.

    La segunda objeción, concerniente a Rusia y Sudáfrica, es igualmente infundada.
    Podría considerarse una ventaja, en la misma forma que el petróleo o el suelo fértil pueden serlo, en términos comparativos. La cantidad de oro tomada de la tierra en los últimos dos mil años es superior a las reservas conocidas pero no acuñadas de Rusia y Sudáfrica. Las reservas no acuñadas de Rusia se estiman en cerca de 250 millones de onzas, lo que es menos que lo que los Estados Unidos tienen en reservas acuñadas. El monto total de oro acuñado sólo en existencias oficiales (sin considerar el que está en manos privadas) de acuerdo con el FMI puede ser estimado en 1.100 millones de onzas. La demanda de oro como medio de intercambio lanzará las reservas acopiadas, un proceso que ya está en marcha en la mayoría de los bancos centrales. El miedo real debería ser un incremento masivo en el papel moneda, el cual traería otra década de alta inflación como la de los 70'.

    La tercera objeción, que el oro está sujeto a influencias especulativas y por lo tanto es demasiado inestable para ser usado como medio de intercambio, es también falsa. Durante los años 70', el oro se transformó en el más importante refugio contra la inflación. La escalada en los precios del oro de $ 35 a $ 850 la onza llegó como resultado de los temores sobre el valor del papel moneda y la crisis internacional en desarrollo. La verdadera especulación es provocada por un sistema de papel moneda no canjeable y por la gente que lógicamente desea protegerse de él.

    La cuarta objeción dice que el oro producirá inestabilidad en los precios.
    Comparando los precios en oro en los Estados Unidos de 1833 con los de 1933, justo antes del abandono del patrón oro doméstico, ¡el índice de los precios mayoristas aumentó sólo el 0,9 % en cien años! Desde entonces el índice creció el 350 % hasta 1971, cuando el presidente Nixon, declarando la quiebra internacional, anunció que no se entregaría más oro a cambio de dólares. En los últimos 20 años el índice ha aumentado cerca del 400 %.
    El oro es por consiguiente estable y apto para ser dinero, y la historia nos muestra que no hay dinero más inestable o inepto que el papel moneda.

Anterior Siguiente