Album fotografico del Hajj 2001


En Marzo de 2001, un grupo de 25 musulmanes
..leer texto.

La primera expedición

En Marzo de 2001, un grupo de 25 musulmanes de la Comunidad Islámica en México salimos desde el estado de Chiapas a la ciudad de México y desde ahí a la Península Árabe, via Londres, para realizar la Peregrinación a la Casa de Allah, el Hajj.

Para muchos de los nuevos musulmanes, indígenas de las diferentes etnias de Chiapas, ese era el primer viaje fuera de Chiapas y para todos ellos era la primera vez que salían fuera de México. La expedición hizo escala en Dubai, donde fuimos magníficamente recibidos, hospedados y agasajados tanto a la ida como a la vuelta. Para la mayoría de los peregrinos significó la primera
experiencia directa de la tremenda hospitalidad de los musulmanes.

El encuentro con la enorme variedad de gentes, razas, nacionalidades, lenguas, culturas, y todo ese variopinto muestrario humano que significa la gran concentración de musulmanes en el Hajj, fue una de las grandes experiencias de los musulmanes mexicanos. La impronta espiritual, el sello de luz que el hajj deja en los corazones de los que acuden a el con intención sincera fue algo que transformó completamente las vidas de estos musulmanes chiapanecos y que vino con ellos como una luz de elevación y apertura espiritual a su regreso a casa.

La visita al Mensajero de Allah, en la ciudad de Medina Al Munawara ( la iluminada ) donde el Islam se estableció completamente por primera vez y donde consumó su modelo de sociedad para todos los hombres hasta el fin de este mundo, dejó en nuestros corazones una honda huella de amor por el mejor de la humanidad y el sello de todos los profetas y mensajeros, que Allah le bendiga y le de paz.

El haber completado este pilar del Islam ha tenido un extraordinario efecto de confirmación y certeza para toda la comunidad. Las narraciones de las experiencias de nuestro viaje al regreso, de todas las profundas experiencias que cada paso del mismo trajo a cada uno de nosotros han aportado enseñanza, entendimiento y certeza para cada uno de los musulmanes que no pudieron realizar el bendecido viaje.

La vida de la Comunidad de los musulmanes de Chiapas ha cambiado drásticamente después de esta primera expedición al Hajj. Un nuevo nivel de profundidad espiritual se ha alcazado en la comunidad y sus efectos se dejaron ver en la mejora de la vida de cada uno de los musulmanes en cada uno de sus aspectos.

Damos gracias a Allah por esta generosa invitación a Su Casa, pues verdaderamente nadie puede acudir a ella sin Su generosa llamada y permiso.
Pedimos a Allah que bendiga y de paz a nuestro noble y amado profeta, Muhammad ibn Abdellah, aquel que responde el saludo de los que se acercan a visitarlo con amor y con anhelo, aquel que no fue enviado sino por causa de los pobres.